Otro clásico de la Navidad son las comilonas, ¡para qué negarlo! Comidas y cenas de empresa, Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo, Reyes… venga zampar y zampar sin parar. A veces, sería bueno reflexionar un poquito y bajar el «ritmo alimenticio» para centrarnos más en disfrutar de las reuniones familiares o de amigos/as, de las charlas, las risas, incluso de los temas controvertidos. 🙂 

En el cuento de hoy veremos como no se libra de los excesos ni el mismísimo Papá Noel. 

 
 

En mi casa, a la hora de preparar el clásico «tentempié» para Papá Noel, suelo bromear con mis hijas acerca de la comida que le dejamos y de su sobrepeso:

«¿No veis la barrigota que se gasta Papá Noel? ¡Menudo empacho debe pillar cada Nochebuena! Si tiene que comerse todos los dulces que los niños y niñas le dejan en cada casa… ¿Y sus renos? imagino que harán pesas durante todo el año para poder aguantar el sobrepeso del barbudo al final de la noche». 

Ellas se ríen y me dicen que no me va a traer nada por llamarle barrigudo y barbudo. 

Por eso, pensé que podría ser divertido plasmar estas bromas en un cuento y así surgió «El empacho de Papá Noel». Espero que os saque una sonrisa y os haga reflexionar un poquito acerca de las comilonas y los excesos navideños.

 ¡Buen provecho!  o debería decir, ¡buen empacho!   

 

 

-Julia Pérez Villegas-

Actividad- Haz un Papá Noel con rica fruta

Materiales: frutas varias (plátano, fresas, arándanos, etc…)

La actividad propuesta para este día es fabricar un rico  Papá Noel con frutas.

¿Qué sueles dejarle a Papá Noel en Nochebuena?

La escritora / el ilustrador

¿Quieres conocer un poco más sobre el trabajo de las personas que están detrás de esta historia? Puedes seguirlas en sus redes sociales.

Julia Pérez Villegas

Almondróguez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *